Tener miedo al volante puede ser tan perjudicial como peligroso para quién la padece y el resto. El miedo a conducir está muy extendido en conductores noveles o con muchos kilómetros a la espalda. La inseguridad a no saber reaccionar ante algunas situaciones, tener un accidente de tráfico o sufrir ansiedad o estrés son las causas que suelen desencadener esta fobia conocida como amaxofobia. Para superar este miedo, debes seguir los siguientes consejos:

1Origen

Lo primero es identificar la raíz que ha desembocado en esta fobia. Muchas personas experimentan este miedo porque han sufrido un accidente de tráfico, otras porque tienen el carnet desde hace poco tiempo… Descubre cuál es tu motivo y encontrarás la solución más rápido.

2Ahogo

El miedo a conducir te perjudica a nivel físico y psicológico; mareos, dolor de cabeza, ansiedad y angustia, entre otros. Por ello, es fundamental que lo superes con ayuda de alguien para no poner en riesgo tu vida ni la de los demás ante un ataque de pánico.

3Poco a poco

Arranca la terapia con calma, conduce bajo la supervisión de alguien en una zona calmada para reforzar la seguridad al volante. Acostúmbrate al coche y a la situación de conducir.

4Soledad

Cuando ya estés preparado, coge solo el coche y date una vuelta. A medida que te enfrentes a tus miedos, les irás ganando terreno y podrás conducir sin ayuda.

5Experto

Si con los pasos anteriores no logras sentirte a gusto al volante, siempre puedes asistir a un experto que te ayude con el problema. Aunque recuerdo que superar este miedo con éxito, depende de ti. Es cuestión de ganar seguridad al volante y tú mismo te darás cuenta de que al final eres capaz de coger el coche sin nadie y sentirte perfectamente.