Si tienes paciencia y le pones empeño, podrás pintar tu coche en casa cada vez que lo necesites para ahorrarte el taller. Eso sí, debes ser consciente que no es tarea fácil pero puedes lograrlo sisigues los siguientes consejos paso a paso.

1Lijar

En primer lugar, debes lijar la superficie del coche para dejarla bien lisa como un lienzo. A continuación, utiliza un disolvente para limpiar las impurezas y suciedad que queden en la superficie del vehículo.

2Reparar

Si el vehículo tiene golpes notables, te recomiendo que los rellenes con masilla y después los alises hasta que la marca desaparezca. No emplees capas superiores a 5 mm aproximadamente en la masilla, ya que podrías tener problemas de adherencia posteriores. Si los desperfectos son notables, es mejor sustituir la pieza siempre que sea posible. Por último, imprimas y lijas de nuevo.

3Pintar

Lo primero que debes hacer es leer las indicaciones del fabricante, ya que varían entre tipos de pinturas. Para realizar las mezclas, te recomiento que utilices un 50% de pintura, un 25% de diluyente, otro 25% de catalizador de monocapa, 75% de pintura y 25% de diluyente bicapa. Aplica, al menos, dos manos de pintura esperando una media hora entre una y otra. Si tienes algún aparato que aporte calor, te ayudará en el proceso y fortalecerá las capas de pintura.

4Lacar

Finalmente procedemos al lacado del coche. Esta parte es muy delicada ya que el polvo y la suciedad se le adhiere con extrema facilidad. Una de las ventajas principales de las cabinas de pintura es el hecho de trabajar en un ambiente libre de partículas, lo que permite los mejores resultados. Si no dispones de cabina, procura que tu entorno esté lo más limpio posible.

5Secar

Debes esperar algunas horas hasta que el barniz esté completamente seco, te aconsejos que cierres la puerta del garaje o taller para evitar que entre suciedad. Al día siguiente tu coche estará brillando como un diamante y listo para salir a la calle.