1Alfombrillas y moquetas

Abre todas las puertas del coche y saca las alfombrillas y moquetas de su interior. Si son de goma, sacúdelas y dales con la pistola a presión. Si en tu caso son de tela, pasa un cepillo para que la suciedad más incrustada se suelte y a continuación pasa el aspirador. Debes seguir este mismo proceso con la moqueta del habitáculo y del maletero.

2Salpicadero e interiores

Pasa una bayeta por el salpicadero del coche incluyendo el espacio de los relojes y la consola central. Es muy probable que no llegues a todos los rincones cómodamente, así que utiliza un pincel, lo mismo que para limpiar los difusores. Para limpiar el salpicadero del coche puedes usar productos específicos, pero antes lee las instrucciones y el manual del vehículo, ya que algunos productos son incompatibles con determinados materiales.

3Lunas y ventanillas

Aunque no sea coche de fumadores, la transpiración de los plásticos también ensucia los cristales. Es fundamental que el cristal esté limpio por dentro y por fuera para que no haga reflejos. Puedes limpiarlos con productos concretos o con limpiacristales como el que tendrás por casa. Esto es aplicable a la luna delantera, las ventanillas laterales y la luna trasera.

4Tapicería

Para terminar de limpiar el coche por dentro, pasa un cepillo por los asientos. Realiza esta misma operación con las alfombrillas también, de esta manera soltarán la suciedad y pasando el aspirador deberían quedar limpias. Si quieres, usa algún producto para tapicerías leyendo las intrucciones previamente.

Si los asientos son de cuero, pasa el aspirados y después una bayeta de microfibras húmeda y seca rápidamente con un paño seco. A continuación, aplica un limpiador de cuero, acondicionador y deja que actúe durante diez minutos.